Historias

Participación para la transformación

Esta es la historia de Jeremías Biglia, el joven que representa a la agrupación Franja Morada con 24 años, estudiante de Comunicación Social.

  Hoy Secretario General de la organización, Consejero Directivo de la Facultad de Ciencias Humanas y aspirante a defender el derecho de los estudiantes desde la banca de presidente de la Federación Universitaria. 

  Oriundo de la ciudad de Río Cuarto, un pibe de barrio. Amante de la lectura, de la filosofía política para ser más exactos, es cantante de una banda de hardrock, y fiel aficionado al futbol amateur, entre amigos y en la canchita del barrio. 

  Jeremías es militante político desde el último año de su secundaria cuando se sumó a la juventud radical. En ese momento, sus profesores del colegio Lanteriano La Merced de Barrio Alberdi lo incentivaron y despertaron en él un interés colectivo. A partir de allí entendió que la política es una actividad noble que hace que el ser humano priorice el bienestar colectivo en lugar del individual.  

  En su familia desde chico siempre se debatieron cuestiones políticas-sociales desde una ideología independiente, lo que marcó mucho el interés político de Jeremías. 

  Estos valores que fue recopilando a lo largo de su adolescencia fueron el puntapié inicial para tomar la decisión de comenzar a militar para Franja Morada en 2010 cuando decidió estudiar en la universidad. 

  Seis años que milita con la agrupación, seis años de muchos procesos de cambio. Cuenta que una de las mayores complicaciones fue la misión de que la Franja Morada, como espacio de militancia, volviera a jugar como un actor político que represente a los estudiantes: “Hemos sido el grupo que volvió a retomar el trabajo de la franja y ponerla donde está hoy. Una arista positiva de nuestra organización es que somos un grupo muy joven con más de 40 estudiantes de múltiples y diversas carreras. Somos punto de referencia a quienes ingresan, nos hacemos cargo en los momentos difíciles, llevamos a cabo los procesos sociales que tenemos que dar. (…) Al ser una organización joven, nos han puesto en el lugar de pioneros en ciertas discusiones en representación de los estudiantes”. 



  El candidato cuenta que considera necesario una reforma universitaria en donde se articulen todas las facultades y participen en conjunto a la hora de tomar decisiones porque es lo que enriquece el debate, es difícil crecer desde una sola facultad, se necesita de una propuesta superadora que rebase a la Facultad de humanas. 

En cuanto a la distribución del tiempo como estudiante académico y en la militancia, Jeremías cree que la prioridad tiene que ser el estudio: “Primero porque para representar a los estudiantes correctamente solo se puede lograrlo si también lo es. Segundo porque la función del militante político es doblemente cumplimentadora por dos motivos: se tiene un compromiso con los compañeros y al mismo tiempo tienen que ser los que proponen las soluciones al resto”. Piensa que el representante estudiantil necesita de una formación tanto académica como política porque es la única manera de llevar a cambo los procesos de transformación. 


El representante estudiantil tiene que predicar con el ejemplo tanto en lo político-social en la organización como en lo académico a través del debate y la discusión en el curso con sus compañeros, allí se encuentra plausible la transformación, allí  somos todos iguales: somos estudiantes”.


Jeremías expresa que para crecer como entidad política y trascender todas las barreras es fundamental la capacidad de autocritica. En su caso, como integrante de la Franja Morada rescata que, a partir de su experiencia, en la política siempre se cometen errores, en ese momento es cuando hay que dar marcha atrás y reveer el error.

Comenta Jeremías que “no hay que abstraerse, hay que volver a la base y hablar de las necesidades de los estudiantes, discutir sobre las inflación que atraviesa el país y que como consecuencia afecta a los estudiantes para alquilar, para comprar su material de estudio. También se necesitan crear espacios de debate acerca del transporte público, del por qué el aumento de la deserción estudiantil. Allí todos tenemos que trabajar en conjunto para atacar la deserción que hay en la actualidad que es alarmante“. 

El candidato sostiene que “el desafío es recuperar ese vinculo con el estudiante, discutir cara a cara”. 



¿Qué piensa Jeremías de la política como actividad transformadora?


“La palabra política ha sido muy castigada, no es casualidad que se la ataque porque es la única herramienta de transformación que tienen los sectores mayoritarios. La política es funcional a un respeto hacia la política. El ejercicio de la política no es tema tabú, la discusión pasa por otro lado porque si bien hay algunos estudiantes que no militan políticamente pero si tienen conocimiento en muchos temas. Tal es el caso de muchos estudiantes se acercan a la franja a proponer ideas, y considero que tiene que ir por ese camino”. (…) Hay muchas cosas que mejorar en la universidad, el desafío está en que, a cada uno que nos toque representar, siempre lo hagamos de manera articulada y con una visión conjunta hacia el futuro. 


-¿Cómo Franja Morada fomenta la participación estudiantil?: “a partir de charlas que nacen de los mismos militantes y compañeros de las aulas. Hemos realizado Congresos Formación extracurricular, un congreso nacional de derecho,  la semana pasada tuvimos una charla sobre violencia de género desde una perspectiva integral, vamos a constituir un modelo en naciones unidas con estudiantes. (…) Además se vienen dando discusiones en los distintos departamentos acerca del cambio de los planes de estudio, allí nuestros militantes participan activamente en esas charlas. La modificación del plan de estudio es una necesidad primordial porque hay que ajustar esos planes a los tiempos de hoy, eso no implica ir a la especificidad del conocimiento pero si una mayor especialidad en el tipo de prácticas.

Consideramos también fomentar la participación estudiantil a través de las Prácticas Socio-comunitarias, con políticas de extensión que lleve la universidad pública como institución a la sociedad civil en su conjunto, porque la educación es una acción emancipadora y concebirá la sociedad como fuente de conocimiento es generar que los lazos universidad-sociedad civil se unifiquen. Nosotros llevamos a cabo, dentro de extensión,  el Programa de Voluntariado Barrial “NuncaEs Tarde” (NET), un Plan de alfabetización y de Promoción de Derechos entendiéndola como una práctica que nos permite generar espacios de encuentro, reflexión y construcción”.  


¿Qué le dirías a un estudiante por qué tiene que votar a Franja Morada? 


“En realidad no le voy a decir que tiene que votar a Franja Morada, lo que sí le voy a decir es que tiene que escuchar a cada uno de los candidatos, le que le voy a decir que tiene que analizar muy bien y ser consciente del poder que tiene el derecho a  voto, el poder de transformación que tiene a su disposición y también hacer un llamado a la participación. Que se acerque, participe, se involucre, lo discuta y que analice. Creo que tenemos que ser consientes de la posibilidad que tenemos de acceder a la educación pública, donde obtenemos una diversidad que tiene a la democracia como sistema de gobierno, ser consiente de eso como estudiante, lo importante es que se acerquen y participen”. 


LAS MÁS LEÍDAS

Encontranos en

twitter facebook instagram pinterest

Tema de la semana

¿Conoces a alguien que se haya graduado y este desempleado o precarizado?
Ninguno.. Todos tienen un buen empleo
Conozco varios (entre 1 y 5)
Conozco muchos (más de 5)